Máximo Kirchner cuestionó que el FMI «no esté ayudando a los argentinos sino bancando la campaña de Macri». Señaló que «el pueblo argentino tiene la gran oportunidad de despedir a este gobierno de empresarios».

El diputado nacional Máximo Kirchner cuestionó que el FMI «no esté ayudando a los argentinos sino bancando la campaña de Mauricio Macri», al tiempo que señaló que de cara a las próximas elecciones «el pueblo argentino tiene la gran oportunidad de despedir a este gobierno de empresarios como Macri, Dietrich y Aranguren por haber hecho mal su trabajo en la Casa Rosada».

El legislador habló en el Foro de la Juventud que se realizó en la Facultad de Medicina y pidió «que nadie se piense que este gobierno está derrotado. Tiene muchísimo poder. Tiene un fondo monetario que les banca la campaña. El FMI no está ayudando a la Argentina está ayudando a mantener a Macri en el poder. Es una cuestión muy diferente», señaló.

Máximo cuestionó a los dirigentes que pasaron del ámbito privado a la esfera pública. «Miren la ineficiencia empresarial de la derecha argentina al mando del Estado. El 8 de abril eran de 66 mil millones de dólares. El 9 de abril entraron 11 mil millones del FMI y había 77 mil millones. Hoy el 1 de junio las reservas son de 64 mil millones. Quiere decir que en 50 días, más o menos, la Argentina bajó 13 mil millones de dólares sus reservas en unas semanas. Si, nada más y nada menos que dos presupuestos anuales de la Ciudad de Buenos Aires», argumentó.

También se refirió a las medidas del Central para controlar al dólar. «Están dilapidando miles de millones de dólares con presidentes del Banco Central que no gozan del acuerdo del Senado. Cualquier país que se precie de sí mismo necesita tener independencia y autonomía a la ahora de decidir sus políticas económicas», dijo.

«No se entiende la magnitud del desastre que está ocurriendo en la Argentina. Miles de pibas y pibes están dejando la escuela y las universidades. Cada pibe o piba que deja la escuela o la universidad deja amigos y sueños, y ahí se empiezan a romper cosas que hacen a las personas como seres humanos», agregó.