El agresor fue detenido por personal de las Brigadas de la División Delitos Contra la Salud y Seguridad Personal, luego de que la madre de la adolescente realizara la denuncia. La mujer dio aviso a la Justicia luego de que la víctima, que ahora tiene 17 años, se quebrara emocionalmente en el colegio y confesara que cuando tenía 9 su tío la manoseó y luego abusó sexualmente de ella durante siete años.

El agresor la amenazó en reiteradas oportunidades de que no contara nada porque «nadie le iba a creer», algo que también hizo con su hijo, quien habría presenciado alguno de los actos,

Según la denuncia, la joven fue sometida, desde los 9 hasta los 16 años, a diferentes aberraciones sexuales y abusos en su propia casa por parte del denunciado, quien vivía al lado. Además, el agresor la amenazó en reiteradas oportunidades de que no contara nada porque «nadie le iba a creer», algo que también hizo con su hijo, quien habría presenciado alguno de los actos, a quien le dijo que no hablara sobre los hechos porque sino lo iban a meter preso y no se iban a ver más.

Luego de realizar el descargo, la joven menor de edad fue entrevistada por el Cuerpo Médico Forense, que en un informe detalló que la chica presenta «indicadores emocionales compatibles con los hechos relatados».