Se complica así la estrategia de colectoras de la Casa Rosada. A Macri no le quedaría otra alternativa que anular su propio decreto, para que Vidal pueda sumar colectoras del peronismo.

La jueza rechazó tres presentaciones realizadas en tribunales porteños. En tanto, la justicia de Santiago del Estero rechazó un amparo que cuestionaba la jugada del gobierno de abril; mientras un tema de competencia tensiona a los jueces porteños y santafecinos por un texto presentado en Santa Fe.

Por ahora, la justicia evita interceder ante el fallo de Macri y las colectoras quedarán al menos suspendidas en la elección. Es una mala noticia para el gobierno toda vez que deberá existir un nuevo decreto del gobierno para dar marcha atrás con la medida que había sido firmada por Macri; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Se sabe que Servini había declarado inconstitucional el decreto que cambiaba el sistema de votación en el exterior al considerar que no se puede legislar por decreto en materia electoral.

Esos argumentos entusiasmaban al gobierno desde donde especulaban con la posibilidad de que una medida judicial haga caer la normativa presidencial y evite el costo político de dar marcha atrás con el decreto a través de otro decreto.

Pero esa estrategia choca -paradógicamente- con el decreto firmado por el gobierno en abril, una medida que en ese momento buscaba evitar que Unidad Ciudadana, por lado, y Alternativa Federal, por otro, llevaran un mismo candidato a gobernador.

El decreto es contundente. «La proliferación de las combinaciones de boletas, conocidas como ‘listas colectoras’ genera confusión en el electorado e inequidad entre los competidores. Ello conspira contra la emisión de un voto informado y afecta seriamente la calidad del proceso electoral», argumentó el Gobierno.

Ahora, con su propio decreto como traba, desde el gobierno plantearon de inmediato que había dos caminos. Uno es apostar a una resolución de la Justicia ante los amparos planteados por la oposición que en ese momento apostaba a las colectoras. El otro es volver a firmar un decreto que anule el 259, algo que supone una desprolijidad expresa y un costo político.

En las últimas semanas, desde el gobierno entendieron que para que Macri vuelva a ser reelegido es indispensable que Vidal gane primero la provincia más importantes en términos electorales. En la provincia de Buenos Aires no hay ballotage por lo que la suerte de la Gobernadora se definirá si o si en octubre. «Si Vidal no gana, Macri tampoco», admiten en el gobierno.