Tendrá un complejo dispositivo compuesto por un potente telescopio y una pantalla solar con forma de flor.

Alinear perfectamente dos objetos en el espacio exterior para poder encontrar, primero, y observar, después, algún planeta similar a la Tierra (fuera del sistema solar), es la nueva y complicadísima meta que se puso por delante la NASA, e involucra una moderna tecnología que por ahora está “en construcción”: Starshade. De “star”, estrella, y “shade”, sombra. Lo que en español se conoce como “coronógrafo”.

El horizonte no es nuevo: encontrar planetas “gemelos” de la Tierra, mundos similares, con una atmósfera y condiciones comparables, pero no en cualquier lado: fuera del Sistema Solar, o sea, que orbiten alguna otra estrella por fuera de nuestro sol.

Para entender por qué Starshade es como es, conviene, primero, explicar al menos una parte del problema que representa intentar visualizar un objeto a millones de kilómetros de uno. Ocurre que quien intente ver un objeto muy chico cercano a una luz demasiado potente, se enfrentará con la dificultad del encandilamiento. Si, en cambio, se ubica alguna suerte de pantalla alrededor del ojo, la posibilidad de observar se vuelve posible.

Según informa la página de la NASA, el trabajo es patrocinado por el Exoplanet Exploration Program (ExEP) y está a cargo de un grupo de investigadores conocido como S5. Por lo pronto, ingenieros del Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California, están haciendo pruebas preliminares con aviones, para encaminar el problema de la alineación.

Fuente: Clarin