El club todavía no envió la oferta y no sabe si lo hará. 

La negociación por Paulo Díaz, el único refuerzo que exige Marcelo Gallardo para completar el plantel que encara el objetivo de defender el título de la Copa Libertadores en el segundo semestre de 2019, esta cada vez mas complicada. Estos parecen ser los días más difíciles del operativo Díaz.

La dirigencia de River tenía decidido realizar una oferta formal de 3.800.000 dólares por el 80% del pase el defensor chileno de 24 años que tuvo un paso de un año y medio por San Lorenzo (2016-2018). Sin embargo, esa propuesta jamás salió de las oficinas del Monumental por varios motivos: el primero, la situación financiera del club, que necesita más ingresos que los tres millones de dólares del pase de Alexander Barboza (a Independiente) para poder invertir en refuerzos; el segundo, el extenso plazo del mercado; y tercero, reconocido por el propio Enzo Francescoli, que “la gente de Arabia Saudita no es tan fácil para negociar”.

De hecho, si bien el Al-Ahli nunca le cerró las puertas a Paulo Díaz y hasta el entrenador del equipo, el croata Branko Ivankovic, aclaró ayer que no le cortará la carrera al jugador,las autoridades del club árabe sólo se muestran dispuestas a aceptar la salida del chileno por la cláusula de rescisión: cinco millones de dólares limpios más impuestos, lo que elevaría la cifra a más de seis palos.

Otra cuestión que pone en pausa las charlas entre River y el Al-Ahli es el tiempo. Mientras que en Núñez no tienen urgencia, el club árabe necesita una definición este fin de semana. Y lo mismo sucede con el zaguero que disfruta de un breve descanso tras su participación en la Copa América: Díaz también demanda con urgencia la resolución de su futuro porque además de su deseo de ser dirigido por Gallardo y de ponerse la Banda para pegar un gran salto de calidad en su carrera, está a punto de ser padre y le gustaría permanecer cerca de su país.

El Muñeco se mantiene expectante para llenar el único casillero vacío y así cumplir con su premisa de contar con dos jugadores por puesto. Hoy sólo le falta la alternativa de Pinola en la zaga. Y esa chance está frenada.