Después de protagonizar un confuso episodio en el que efectivos policiales lo encontraron en la oficina que compartía con otros profesionales totalmente destrozada y él fuera de sí, el reconocido abogado penalista Maximiliano Orozco fue sentenciado este jueves por tentativa de robo a realizar tareas comunitarias, tras obtener la suspensión del juicio por un año.

El juez Eduardo Raed le ordenó prestar servicios en la Residencia de Adulto Mayor Eva Perón durante 3 meses, así como también lo obligó a pagar 200 mil pesos como reparación simbólica a los perjudicados por los daños que causó en el estudio jurídico situado en Aberastain entre Santa Fe y Córdoba que compartía con otros abogados. También  será seguido de cerca por la Justicia.