El insólito hecho ocurrió en la provincia de Mendoza. Una mujer se olvidó a su hijito de tres años, arriba del ómnibus donde viajaban, por estar atenta a su teléfono celular.

El niño fue rescatado por el chofer, Federico Muñoz, que previamente de llegar a la estación terminal observo al niño recostado sobre los asientos de a dos.

Muñoz explicó en declaraciones a la prensa que iba manejando y vio al nene por el espejo retrovisor, recostado en un asiento de a dos. Sin embargo, creyó que estaba acompañado por otros pasajeros que se encontraban cerca de él.

Pero, cuando varios pasajeros se bajaron del colectivo 605 de Las Heras, el chofer se percató de que el chiquito quedaría sólo en el vehículo.

“Resulta que en la parada de la calle José Vicente Zapata se bajaron varios de los pasajeros, así que me di vuelta, les pregunté a las 8 o 9 personas de quién era el nene y me contestaron que no era de nadie”, relató.

Al momento, Muñoz, llamo a su empresa para explicar la situación.