Sismos de entre 5,4 y 5,9 en la escala de Ricther sacudieron en horas de la mañana al norte del país asiático.

El seísmo, así como sus sucesivas réplicas, de magnitud de entre 5,4 y 5,9 en la escala de Ricther se registraron esta mañana en la provincia de Batanes, al norte de Filipinas.

El Consejo Nacional de Reducción de Desastres cifró en ocho los fallecidos y en 60 las personas heridas, mientras pidió a la población de la zona afectada que se mantenga fuera de sus casas para ponerse a salvo de posibles réplicas.

Los terremotos se produjeron antes del amanecer, con varias horas de diferencia entre ellos, cerca del municipio de Itbayat, en las islas Batanes, reportó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Las autoridades informaron que los temblores habían causado daños en casas e iglesias y que el ejército se movilizó para llevar a cabo labores de rescate.

Según el informe de la USGS, el último temblor, de magnitud 5,7, se registró a las 9.24 hora local (22.24 de Argentina), a 21 kilómetros de Itbayat y a una profundidad de 10 kilómetros.

Filipinas se asienta sobre el llamado ‘Anillo de Fuego del Pacífico’, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría leves. Mientras que sismos de magnitud superior a 5 se registran de manera esporádica en el sur de Mindanao, Batanes y la región oriental de Bicol.