El cordobés de 24 años no ha sumado mucho rodaje en Grecia, aunque la rompió en Unión y ya tiene la venia de Alfaro para vestirse como xeneize. 

De la noche a la mañana, al Boca de Gustavo Alfaro le vendieron goles.La salida de Darío Benedetto, autor de 45 tantos con la camiseta del Xeneize, y la de Cristian Pavón, quien convirtió 41 veces con la Azul y Oro, pusieron como prioridad la llegada de un centrodelantero. Alejado de los utópicos rumores de la llegada de André-Pierre Gignac, Fernando Llorente, Mauro Boselli o hasta Mauro Icardi, Lechuga le subió el pulgar al arribo de su 9: Franco Soldano.

A sus 24 años, el cordobés está jugando en el Olympiacos de Grecia y su desembarco a préstamo en el mundo Boca pica en punta. En el club que lo compró por 1.300.000 de dólares por el 60% a principios de este año no viene teniendo lugar: jugó nueve partidos, metió un gol y no concentró para los partidos de pre Champions League.

Sin embargo, el interés de Boca y la estadía del delantero en el fútbol europeo se justifican por su paso por Unión. En el Tatengue, fue un 9 infalible para Leonardo Madelón. Llegó en el 2014, proveniente de Unión Sunchales y estuvo cinco años, en los que jugó 85 partidos y convirtió 22 goles. Soldano es un delantero de esos modernos, dotado técnicamente y capaz de retroceder metros en la cancha para ayudar a la elaboración del equipo, pero sin perder su inconfundible olfato goleador. Los compilados de sus goles no dejan mentir: su fuerte es el cabezazo, rara vez errático y potenciado por sus 186 centímetros de altura.

https://www.youtube.com/watch?v=ncy0Une2vFs

Con Ramón Wanchope Ábila como sucesor natural del Pipa Benedetto y el venezolano Jan Hurtado como opción de recambio, Boca le abre las puertas a Soldano, el 9 terrenal que quiere llenarse La Boca de gol.