El cambio se hace con el objetivo de dejar claro que ambas aplicaciones son propiedad de la compañía de Mark Zuckerberg, pero aún no se ha mencionado a partir de cuándo se implementará la modificación.

Con el objetivo de conjugar la identidad de sus aplicaciones, la empresa de Mark Zuckerberg, Facebook, ha decidido agregar su nombre al de las aplicaciones más famosas que son de su propiedad: Instagram y WhatsApp.

Con esta medida, las aplicaciones mantendrían el nombre, pero tendrían un apellido, por lo que Instagram pasaría a llamarse «Instagram de Facebook» y lo mismo pasaría con WhatsApp, la cual sería nombrada «WhatsApp de Facebook».

 

Este movimiento busca resaltar el control de la empresa de Zuckerberg sobre las apps, lo cual resulta interesante, pues actualmente la Comisión Federal del Comercio de los Estados Unidos se encuentra examinando ambas adquisiciones en una investigación que liga a la compañía a presuntas prácticas monopólicas.

Hasta hace poco, ambas aplicaciones habían tenido autonomía dentro de Facebook, pero eso cambió cuando se decidió incrementar la supervisión a través de poner a los propios ejecutivos de Facebook en los puestos directivos de las aplicaciones, todo como parte de una nueva estrategia.

Cabe destacar que en el terreno que incide directamente en la experiencia del usuario con las plataformas, estas también han visto una serie de modificaciones a partir de las cuales se busca tener los mismos elementos en todas. Un ejemplo de ellos son las historias, las cuales tuvieron gran aceptación en Instagram y que se replicaron a Facebook y WhatsApp.

 

Esta intervención podría ser contraproducente para las compañías en cuanto a la aceptación por parte del público porque, por ejemplo, después de que Facebook comenzará a integrar mayor publicidad en Instagram esta última pasó por un periodo de desaprobación.