Dorian Harris, un joven afroamericano de 17 años, fue asesinado por el empleado de un supermercado donde el menor había robado una cerveza de dos dólares.

El hecho ocurrió en marzo en la ciudad estadounidense de Memphis cuando Harris salió del local sin pagar la bebida alcohólica, por lo que Anwar Ghazali lo persiguió, le disparó tres balazos y se volvió a el comercio, mientras que el joven murió desangrado.

Dorian Harris, un joven afroamericano de 17 años, fue asesinado por robar una cerveza.

El atacante fue encontrado culpable este jueves de homicidio en segundo grado y enfrentará una pena de entre 15 y 60 años de prisión.

«Creo que le baleé», indicó el empleado al volver a la tienda, según informó uno de los testigos. Sin embargo, ninguno de los presentes llamó a la Policía o a emergencias y el cuerpo de Harris fue encontrado sin vida a la mañana siguiente.

«No lo mates. No lo mates. Es solo una cerveza», gritó Beverly Loverson, una de las personas que se encontraban en la tienda cuando ocurrió el crimen, y cuyo testimonio se escuchó en el juicio. Loverson aseguró también ante el juez que se arrepentía de no haber denunciado lo sucedido.

Anwar Ghazali enfrenta una condena de entre 15 y 60 años.

«El acusado se encargó de ser juez, jurado y verdugo por dos dólares de cerveza», expuso la fiscalaLora Fowler durante el juicio.