Tras conocerse el cambio de ministro de Hacienda, el Riesgo País cerró ayer a 1.883 puntos. El viernes había bajado a 1.658. Las acciones y bonos argentinos se derrumbaron en la bolsa de Nueva York hasta el 15,7 por ciento.

Las reservas del Banco Central cayeron en una semana de 66.309 millones de dólares a  62.406 millones. Solo el viernes la caída fue de 1.281 millones. El dólar se disparó otra vez al centro de la escena y, como ya ocurrió el año pasado, algunos ahorristas retiraron sus  dólares de los bancos. El sistema financiero, vale recordar, tiene hoy una mejor posición que hace 18 años. En diciembre de 2001 las reservas internacionales del Banco Central, por todo concepto (reservas brutas) llegaban a los u$s 15.232 millones, mientras que los depósitos en dólares rozaban los u$s 44.000 millones. Es decir, las reservas cubrían un tercio de los depósitos.

Hoy, esos números son muy distintos. Mientras que los depósitos en dólares están en u$s 31.376 millones, las reservas brutas llegaron a u$s 65.042 millones. Más del doble. Pero, además, los bancos están más líquidos.

En diciembre de 2001 los préstamos en dólares llegaron a u$s 36.600 millones (83% de los depósitos) hoy, alcanzan los u$s 16.000 millones (51% de los depósitos). Los bancos prestan menos porque, tras 2001, ya no se permite prestar en dólares a quien tiene ingresos en pesos. Además, existen límites a la deuda del sector público que pueden tenerlos bancos.