Trevor Mallard prestó así ayuda al padre del niño, un legislador laborista que tenía la palabra durante la sesión. El país ya había sorprendido al mundo con su postura frente a la igualdad de género y la crianza compartida cuando en 2018.

El presidente de la cámara de representantes de Nueva Zelanda alimentó el miércoles a un bebé en plena sesión mientras el padre, un legislador laborista, participaba del debate, derribando nuevamente prejuicios en torno a los roles parentales y las diferencias entre vida laboral y personal en un hecho que se viralizó en redes sociales.

 

El año pasado la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, había generado reacciones similares cuando llevó a su bebé recién nacida, y criada por su padre, a la Asamblea General de las Naciones Unidas. En esta ocasión fue el turno del parlamentario Tāmati Coffey de llevar a su pequeño hijo de un mes a la sesión, durante la cual recibió ayuda del presidente de la cámara, Trevor Mallard, quien sostuvo y alimentó al niño mientras su padre hablaba.

 

Las imágenes de Mallard arropando al bebé, nacido el 10 de julio, mientras toma tranquilamente de su biberón rápidamente dieron la vuelta al mundo. Mallard, líder laborista, no dudó en ayudar, ni tampoco en disfrutar de hacerlo. Su afecto por los bebés ya es conocido en el parlamento neozelandés y en 2017 también cuidó en plena sesión de Heeni, la hija de la legisladora Willow-Jean Prime.

 

Las imágenes se viralizaron en redes sociales, generando en su mayor parte muestras de apoyo ante lo que fue visto como un derribo de prejuicios y un ejemplo a seguir.