El futbolista compareció ante la justicia por una imputación por violencia en 2016 durante la final de la Copa Libertadores Sub 20.

La tranquilidad con la que River se encontraba en Paraguay para afrontar mañana el partido de vuelta por los cuartos de final de la Copa Libertadores ante Cerro Porteño se vio afectada por una inesperada noticia que tuvo como protagonista a Nicolás de la Cruz.

 

El 15 de febrero de 2016, el entonces fiscal Emilio Fuster, imputó a cinco futbolistas de Liverpool de Uruguay por violencia contra el suboficial primero Fabián Olmedo y el oficial primero Fernando de Vooght tras un encuentro en el Defensores del Chaco ante San Pablo en el marco de la final de la Copa Libertadores Sub 20.

 

En diálogo con ABC TV, el ex fiscal explicó los motivos por los cuales los jugadores no llegaron a comparecer ante la fiscalía: «Esto ocurrió en horas de la noche y yo recibí el caso a las diez de la mañana del día siguiente, pero ellos ya habían abandonado el país a las ocho».

«No será esposado porque no es un criminal, no es un detenido común«, advirtió el comisario a cargo del operativo, Rubén Paredes, durante los minutos previos a llevar a cabo la orden judicial.

 

«El siguiente paso es ponerlo a disposición del juzgado para que determine lo que considera necesario. Yo voy a analizar. No olvidemos que se trata de un hecho punible de delito, lo que le permite que él continúe gozando de libertad, pero que asegure su sujeción al proceso«, declaró.

 

Fuente: Infobae