Casi pierde la vida por una bacteria letal en la saliva de su gato.

Una niña de seis años estuvo al borde de la muerte tras contraer una infección mortal de su gato. Alice Hudson casi pierde la vida luego de que su gato le mordiera el brazo mientras jugaban, provocándole pasteurella, una infección mortal.

Sin embargo, horas más tarde la pequeña aún se quejaba del dolor, por lo que su padre, Michael, llamó al 111 y le sugirieron buscar a un médico.

Al día siguiente, los médicos de la unidad de traumatología de Hull Royal Infirmary, Inglaterra, le dijeron que cuatro de las cinco marcas de su extremidad estaban infectadas y necesitaban ser limpiadas con anestesia general.

Luego de realizarle ciertas pruebas, le informaron que su hija había contraído Pasteurella, una bacteria mortal que comúnmente se encuentra en la boca de los gatos.

Debido a esto, le explicaron que tendrían que realizarle una operación a Alice para extraer el tejido infectado, y que debía permanecer en el hospital durante tres días.