En ese país, ya hay un fallecido y más de 215 personas con «enfermedades misteriosas y potencialmente mortales» relacionadas con el uso frecuente de vapeadores. El Centro de Control y Prevención de Enfermedades alertó sobre el crecimiento del consumo, fundamentalmente entre los jóvenes.

En los EEUU ya suman más de 215 las personas con enfermedades respiratorias «misteriosas y potencialmente mortales» relacionadas con el vapeo esta temporada de verano. El brote se está «convirtiendo en una epidemia; algo está muy mal», advirtieron las autoridades sanitarias de ese país.

 

Los pacientes, en su mayoría sanos y en sus últimos años de adolescencia y 20 años, se presentan en los servicios de guardia con falta de aliento severa, a menudo después de sufrir durante varios días vómitos, fiebre y fatiga.

El tratamiento se complicó por la falta de conocimiento de los pacientes, y a veces por la negación total, sobre las sustancias reales que podrían haber usado o inhalado.

Según especialista de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), «los peligros asociados a la utilización de cigarrillos electrónicos ya son bien conocidos. De hecho, un editorial publicado recientemente en el Journal of the American College of Cardiology (JACC) alertó sobre esto, especialmente por la orientación que los mismos tienen hacia los jóvenes y los adultos jóvenes y la utilización de diversos saborizantes y aromatizadores para hacerlos más atractivos».

En esta misma línea, estudios científicos como el de la Universidad de Stanford (publicado en JACC en agosto 2019) muestran el daño que producen los distintos aromatizadores (independientemente de si tiene nicotina o no) sobre las células de los vasos sanguíneos, lo que predispone al daño cardíaco.

 

«En la Argentina, si bien no se dispone de estadísticas ciertas, el cigarrillo electrónico ya fue incluido en el registro de factores de riesgo y se sabe que su consumo es cada vez más frecuente producto de una cierta moda y el falso concepto de que es más sano que el cigarrillo industrial», sostuvo Toscano Quilon.

 

Hasta el 27 de agosto se habían notificado 215 casos posibles de 25 estados, y se están investigando informes adicionales de enfermedad pulmonar. Los estados están completando sus propias investigaciones y verificaciones de casos basadas en la definición estandarizada de caso publicada recientemente por los CDC. Si bien algunos casos en cada uno de los estados son similares y parecen estar relacionados con el uso de productos de cigarrillos electrónicos, «se necesita más información para determinar qué está causando las enfermedades respiratorias», coincidieron los organismos.