El Viceministro de Cultura de Paraguay  en dialogo  con sanjuanaldia.online, acerca del vínculo de Sarmiento con el país limítrofe.

foto/google

 

Habló de la relación del prócer con el vecino país y dijo:  “Yo pienso que la figura de Sarmiento es una figura compleja, una figura que no tuvo un relacionamiento profundo y empático con Paraguay; al contrario, sus palabras fueron muy violentas contra el Paraguay, contra López. Como que confundió al enemigo, Sarmiento y tal es así que sus palabras hasta hoy día resuenan en la historiografía paraguaya. Domingo nos llamó perros salvajes y otras cosas más que no vale la pena reproducir».

Reflexiono sobre la visión la cosmovisión de esa época:«Creo que Sarmiento valoraba mucho la educación, pero no al ser humano en particular. Hay que señalar que el ex presidente argentino vivía en el siglo 19, en el cual el sistema de creencias era distinto, era una época de los últimos años de la esclavitud, quizás eso le llevó a una situación muy emocional; sus opiniones eran mucho más emocionales que racionales y por supuesto con ese sistema de creencias, nosotros los paraguayos no podemos adherir las palabras de Sarmiento. Pero, sin embargo, reconocemos su contribución con la extensión de la educación en Argentina, un tipo de educación que para esa época era correcta, no había conciencia del potencial del ser humano, de su biología; entonces la educación consistía en saber leer, escribir, conocer otras realidades a lo mejor, pero más que eso no».

Y  por ultimo el viceministro  cerro: «yo creo que Sarmiento tuvo la oportunidad de redimir su corazón al venir a vivir al Paraguay, a ser cuidado por manos de enfermeras paraguayas. Y tengo entendido, que la opinión de Sarmiento sobre el Paraguay, cambió totalmente. Así que yo creo que Sarmiento es una figura muy importante dentro de la historiografía del Río de la Plata. Y partiendo de esta figura de Domingo, yo pienso que hay que analizar la complejidad del ser humano, que es contrastante, hasta cierto punto binario porque sus luces y sombras son muy fuertes. Y para reflejar todo esto, hay que mencionar una frase de Fiódor Dostoyevski que dice: Nada más fácil que denunciar al malhechor, pero nada es mas difícil que entenderlo». 

Nota/@gonzalogarrigoza