Las autoridades de Estados Unidos han confirmado seis casos de muertes y otros 450 de graves enfermedades pulmonares asociadas a los cigarrillos electrónicos.

Adam Hergenreder tiene 18 años, pero sus pulmones son los de una persona de 70. Los médicos tienen claro su problema: ha vapeado durante un año y medio y es uno de los cientos de usuarios de cigarrillos electrónicos que, en los últimos meses, han sufrido repentinas enfermedades. Sin embargo, aún no se ha podido identificar la causa de esos problemas de salud.

Para Adam, es «aterrador pensar en lo que ese pequeño dispositivo me hizo en los pulmones». Los médicos aseguran que si su madre no hubiera insistido en llevarle al hospital, sus pulmones hubieran colapsado y hubiera muerto.

El Secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Alex Azar, ha subido un vídeo a las redes sociales en el que explica parte del problema: «Estamos viendo un aumento absoluto en los niños de secundaria e instituto que usan estos productos con sabor: menta, mentol, frutas, alcohol, chicle…»

EE.UU ha reconocido ya seis muertes en seis estados diferentes asociadas a los cigarrillos electrónicos. Y hay otros 450 casos de problemas de pulmón que están relacionados con el vapeo, lo que ha llevado al Centro de Control y Prevención de Enfermedades a calificar la situación de ‘brote. Y el problema puede estar solo empezando, ya que la mayoría de los jóvenes que usan estos aparatos creen que son totalmente seguros y que no afectan a su salud.