Fue en una reconocida joyería de esa galería, la mujer aprovechó que la dueña se descuidó y le sustrajo muchas piezas de oro.

 

Una mujer entró a una joyería de la Galería Estornell fingiendo ser una cliente y en un descuido de la dueña le robó un sobre con decenas de alhajas valuadas en total 500.000 pesos. Pero no contaba con algo, las cámaras de seguridad la captaron  cuando entró al paseo y también en el momento que huía.

La dueña de Alhajitas, en el local 32 de la galería capitalina se descuidó, cuando esta mujer entró disimuladamente a las 10.42 y preguntó por una cadena de oro y unos dijes, supuestamente quería para obsequiar a una mujer que cumplía 45 años. “Le dije que el oro estaba muy caro, que me una cadena nada más cuesta más de 25.000 pesos. Y me respondió que no había problemas, que habían juntado más de 28.000 pesos entre las amigas”, relató Carla, la propietaria a un medio local.

La dueña fue a una vitrina a buscar unos aritos para mostrarle a la señora, cuando en ese momento ocurrió e robo. “No vi nada. En un momento la mujer me dice: después vuelvo por los aritos. Me voy al banco a buscar la plata así compro la cadena y los dijes. Es más, me dejó 1.000 pesos de seña y salió apura”, relató la comerciante. Al poco tiempo de que se retiró esa mujer, Carla notó que faltaba uno de los sobres con joyas que estaban sobre el mostrador.Ahora la Policía la busca y no descartan que sea la misma que robó en una relojería. Dicen que la ladrona tenía tonada porteña.

fuente: tiempo de San Juan