En un día de luto nacional, Francia rindió un último homenaje al fallecido expresidente Jacques Chirac con una doble ceremonia religiosa y un funeral de Estado.

El presidente francés, Emmanuel Macron, frente al ataúd del fallecido expresidente Jacques Chirac durante el funeral de Estado en Los Inválidos, en París, Francia, el 30 de septiembre de 2019. Gonzalo Fuentes / Reuters

Con un solemne funeral de Estado, encabezado por el presidente Emmanuel Macron, Francia dio el último adiós al expresidente Jacques Chirac en la jornada de luto nacional, este lunes 30 de septiembre.

El adiós del país galo para quien fue su jefe de Estado entre 1995 y 2007, comenzó a primera hora de la mañana con un servicio religioso reservado para la familia en la catedral Saint-Louis de Los Inválidos, el mismo lugar al que el domingo anterior cerca de 7.000 personas se acercaron para expresar su cariño.

Su féretro, envuelto en la bandera francesa, llegó hasta la iglesia de Saint-Sulpice en un cortejo procedente, donde Macron le ofreció un homenaje militar.

 

1/4
El presidente francés Emmanuel Macron se encuentra frente al ataúd cubierto de banderas del fallecido expresidente Jacques Chirac durante una ceremonia de honores de un funeral militar en Los Inválidos en París, Francia, el 30 de septiembre de 2019.
El presidente francés Emmanuel Macron se encuentra frente al ataúd cubierto de banderas del fallecido expresidente Jacques Chirac durante una ceremonia de honores de un funeral militar en Los Inválidos en París, Francia, el 30 de septiembre de 2019.© Gonzalo Fuentes / Reuters

Claude Chirac, hija del fallecido expresidente francés Jacques Chirac, su hijo Martin Rey-Chirac y su esposo Frederic Salat-Baroux, salen de la iglesia de Saint-Sulpice después del funeral de Estado en París, Francia, el 30 de septiembre de 2019.El ataúd del fallecido expresidente francés Jacques Chirac se lleva a cabo en la iglesia de Saint Sulpice después de su último servicio, en París, Francia, el 30 de septiembre de 2019.Flores alrededor de la tumba del fallecido expresidente francés Jacques Chirac en el cementerio de Montparnasse, durante el día nacional de luto en París, Francia, el 30 de septiembre de 2019.

Los últimos tres expresidentes franceses fallecidos, Charles de Gaulle, Georges Pompidou y François Mitterrand, tuvieron sus misas fúnebres en la catedral de Notre Dame, pero esta vez todo se trasladó a Saint-Sulpice debido al incendió que sufrió Notre Dame el pasado mes de abril.

La viuda de Chirac, Bernadette, estuvo ausente de la misa del funeral debido a su salud frágil. Anteriormente, Bernadette Chirac, de 86 años, y otros miembros de la familia habían asistido a un servicio privado en Los Inválidos, pero sus hijos Claude y Martin-Rey sí estuvieron presentes.

Líderes mundiales del pasado y del presente asistieron al funeral de Chirac

Cerca de medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno en ejercicio o ya retirados viajaron hasta París para despedir al político, incluidos el presidente ruso, Vladimir Putin, el alemán Frank-Walter Steinmeier y el italiano Sergio Mattarella.

Entre los asistentes destacados también estuvieron el expresidente estadounidense Bill Clinton, el antiguo presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, el príncipe Alberto II de Mónaco, el príncipe Eduardo, hijo menor de la Reina Isabel de Gran Bretaña y el primer ministro libanés, Saad al-Hariri.

Clinton recordó a Chirac como un presidente que fue «siempre muy francés, muy protector de los intereses franceses, pero de una manera tal que logró reunir a las personas y no las separó (…) nuestra alianza a través de la OTAN hizo posible que pusiéramos fin a la guerra de los Balcanes, para evitar que Kosovo se convirtiera en un lugar de matanza étnica (…) fue un gran defensor de la expansión del G7 para incluir a Rusia cuando Boris Yeltsin era presidente (…) no estuvimos de acuerdo en todo políticamente, pero extrañaré a Chirac, me agradaba y lo extrañaré».

También se dieron cita los expresidentes Nicolas Sarkozy y François Hollande, que asistieron al almuerzo ofrecido por el actual mandatario, Macron. La dirigente de la ultraderechista Agrupación Nacional (RN), Marine Le Pen, ante las reservas expresadas de la familia por su presencia, fue la ausencia más destacada de la política nacional, en la que Chirac ocupó durante décadas las principales esferas del poder y fue una de las figuras políticas más carismáticas e importantes de Francia durante la segunda mitad del siglo XX y la primera década del XXI.

«Este expresidente (…) tenía un verdadero amor por las personas, igualmente en casa en los salones del Elíseo o en la sala de estar de un granjero», dijo el arzobispo de París, Michel Aupetit, a las aproximadamente 2.000 personas reunidas en la iglesia para la misa fúnebre. «Adiós, y gracias monsieur Chirac», agregó Aupetit.

Después de la misa fúnebre, durante la cual el pianista y director de orquesta argentino Daniel Barenboim interpretó uno de los solos de piano del «Impromptu» de Franz Schubert, Chirac fue enterrado en una ceremonia silenciosa para familiares y amigos cercanos en el cementerio parisino de Montparnasse, en el mismo nicho en el que reposa su hija Laurence, fallecida en 2016.

Macron, por su parte, recibió tras la misa a los invitados internacionales en el Palacio del Elíseo, sede de la Presidencia francesa, con una comida a la que Putin ya había adelantado que no iba a poder asistir.

Fuente:france24.com