En un supermercado chino del barrio El Mondongo de La Plata, Buenos Aires, una mujer fue descubierta robando mercadería. El dueño la descubrió y al intentar detenerla, forcejearon. Pero la señora le dijo, durante esa situación, que: «Lo hago por mis hijos».

Las cámaras de seguridad filmaron a la mujer robando en el súper. La mercadería sustraída la llevaba en un bolso y cuando salía del local, fue interceptada y revisada.

El video fue difundido y se puede ver que al advertir que se habían dado cuenta del robo, intentó escapar. El propietario del negocio no dudó en reprocharle lo que había hecho la mujer y ella quiso escapar. Todo sucedía a la vista de los clientes.

Mientras el hombre intentaba quitarle las cosas a la mujer de forma violenta, la sospechosa se justificó diciendo que había sustraído la mercadería «por sus hijos». No obstante, minutos más tarde la policía llegó al lugar, redujo a la mujer y la trasladaron a la seccional donde quedó demorada por el delito de «tentativa de hurto».