La patología está asociada directamente al exceso de empleo y al desempleo, en lo peores casos termina en suicidio. Una recursista humana explicó cómo abordar el tema.

En contexto de crisis nacional donde hay despidos y recambios en las empresas, procesos preventivos de crisis, vacaciones adelantadas por falta de producción, suspensiones y cierres de empresas, entre otras situaciones, las enfermedades relacionadas al trabajo están al acecho y el Burnout puede aparecer complicando la salud mental y física de los trabajadores, teniendo como el peor de los casos el suicidio.

El Síndrome Burnout (quemado, fundido) es un tipo de estrés laboral, un estado de agotamiento físico, emocional o mental que tiene consecuencias en la autoestima, y está caracterizado por un proceso paulatino, por el cual las personas pierden interés en sus tareas, el sentido de responsabilidad y pueden hasta llegar a profundas depresiones.

El burnout laboral,es un trastorno emocional causado por el trabajo y el estilo de vida del empleado. Este síndrome puede tener consecuencias muy graves, tanto a nivel físico como psicológico.

San juan Al Día, consultó al respecto con  Ana Isasi una es recursista humana local quien señaló que, “los principales trabajos donde se dan caso de Bunaut es los que requieren atención de terceros, o sea los trabajadores del sector de servicios (atención al cliente) y los profesionales sanitarios y docentes” .

Ana Isasi, recursista humana

Al respecto explicó que, “una de las principales características de esta patología es que la gente empieza a notar que tiene agotamiento emocional y desmotivación y no tiene ganas de ir a trabajar” y destacó que, “a diferencia del estrés común el Bornaut no se soluciona con unas vacaciones o unos días sin trabajar, sino que requiere  acciones como la relajación, el yoga, trabajo de gestión de emociones y es muy importante que trate con un terapeuta para que pueda dar herramientas adecuadas para abordar la situación”.

En tal sentido indicó que “se pueden tener problemas gastroenterólogos, erupciones en la piel y también se despiertan patologías orgánicas ocultas”.

Pero sin duda lo que más preocupa es esta enfermedad laboral es lo que ha pasado en en muchos caso que no fueron abordados, por eso Isasi advirtió que, “en muchos casos alrededor del mundo se ha registrado que el Burnout lleva al suicidio”.

 

La clave está en la detección

En tanto como detectar este problema indicó, “hay que hacer encuestas de clima laboral en los lugares de trabajo, sea empresa o estado y  de esta manera se puede detectar a tiempo y manejarse”. También resaltó que tomar estas medidas no sólo es bueno para los trabajadores que evitarían pasar por una enfermedad dura, sino que, “es beneficioso para el empresario, porque una persona con Burnout demuestra ausentismo y bajo nivel de productividad, también rotación laboral, pero lo peor que en muchos casos se ha llegado al suicidio. También es importante requerir de los servicios de los psicólogos laborales que detectan estas situaciones y otras para conocer en profundad el clima laboral”

Estadísticas

El Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21, la institución que mide el índice de bienestar emocional y estrés en trabajadores argentinos, identificó que el 41% de las personas presenta signos ligados al síndrome de burnout o agotamiento laboral. A su vez, que las mujeres son más propensas a tenerlo.

Pero, ¿por qué tanta exigencia? Para la psicoanalista Fiorella Litvinoff, las presiones de ser exitoso y tener dinero para poder acceder a los bienes de consumo que supuestamente traen consigo la felicidad, son algunas de las principales causas de la enfermedad.

Los hallazgos revelados por la investigación develan que el 41% de los trabajadores siente que siempre o casi siempre le resulta difícil relajarse después del trabajo (Shutterstock)
Los hallazgos revelados por la investigación develan que el 41% de los trabajadores siente que “siempre o casi siempre” le resulta difícil relajarse después del trabajo (Shutterstock)

El burnout se caracteriza por tres dimensiones:

1) Sentimientos de falta de energía o agotamiento

2) Aumento de la distancia mental con respecto al trabajo, o sentimientos negativos o cínicos con respecto al trabajo

3) Eficacia profesional reducida

Los hallazgos revelados por la investigación develan que el 41% de los trabajadores siente que «siempre o casi siempre» le resulta difícil relajarse después del trabajo, mientras que el 32% muestra signos claros de desmotivación.