Bebe murió por falta de tratamiento médico. Su padre se gastó el dinero

El menor falleció a los tres meses por no haber recibido el tratamiento médico adecuado.

Sucedió en el estado de Mina Gerais en Brasil.  El chiquito de 1 año llamado Joao Miguel, padecía una rara enfermedad conocida como AME (atrofia muscular espinal), murió por no recibir tratamiento a tiempo, ya que el padre se gastó el dinero para curar a su hijo. El responsable ya está detenido.

Mateus Leroy Alves, padre de la criatura, gastó la plata destinada para curar a su hijo en viajes, ropa y perfumes caros. En 2018 se dio a conocer el caso de este bebé, a raíz de ello sus progenitores decidieron emprender una colecta para juntar el dinero necesario para comprar los remedios cuyos valores oscilaban los 70 mil dólares (poco más de cuatro millones de pesos). Este gracias al apoyo y la solidaridad del pueblo brasileño se llegó a la meta. La Policía Civil y hasta el Gobierno iniciaron una campaña. Incluso se hizo una maratón en el estado de Minas de Gerais para recaudar los fondos.

Debido a la enfermedad degenerativa, que causa la pérdida de neuronas motoras, Joao necesitaba tomar un medicamento cuya caja costaba los más de cuatro millones de pesos ya mencionados.

El hombre, de 37 años, retiró parte del dinero recaudado y huyó a Bahía para gastar el dinero en «viajes, mujeres y ropa» según precisaron medios locales. Fue detenido tras ser encontrado por la Policía Civil en un hotel cuatro estrellas de Salvador hace tres meses.

Alves fue acusado de delitos de «malversación y apropiación indebida de objetos de valor de una persona con discapacidad»«abandono material» y «denuncia falsa de delitos». Después de tres meses de detención, el pibe murió por falta de asistencia y continuidad en su tratamiento.