La violenta jauría que se quedó con la vida el pequeño Sahir Peñaloza el 4 de septiembre, mató un perro y dejó a otros dos heridos en el refugio de anmales.

El pasado 4 de septiembre Marquesado lloró la pérdida del Sahir Peñaloza el nene que fue atacado ferozmente por una jauría de perros. Ahora los cannes están en un refugio y según las versiones mataron un perro que formaba parte del clan, además de dejar a otros dos muy mal heridos tras  una riña animal.

Si bien el hecho fue la semana pasada, este miércoles un medio local dióo a cono conocer la situación haciendo trascender la notica.

Ahora, en el Cuarto Juzgado Correccional evalúan qué hacer con esos animales. Por seguridad y porque ya hubo un ataque vandálico de desconocidos contra el refugio, no trascendió en qué lugar está ubicado ese predio. La versión señala que aparentemente arrojaron piedras al interior de esa propiedad y eso alborotó o puso furioso a los perros de la finca de Los Abuelos. En esos momentos fue que seis de esos animales atacaron y mataron a otro perro de su misma jauría (eran siete) y a dos más del refugio, explicaron un funcionario.

Esos perros supuestamente pertenecen o eran cuidados por Juan Ochoa (50), el casero de la Finca Los Abuelos en Marquesado y ahora único imputado en la causa por la muerte del Sahir Jeremías Peñaloza (2) en septiembre pasado. La familia del niño vive en la misma propiedad. Aquel día, el niño se alejó de la casa y lo perros se abalanzaron contra él. Le dieron tantos mordiscones que le provocaron graves heridas que causaron su muerte.

La investigación en el Cuarto Juzgado Correccional permitió llegar a testigos que señalaron a Ochoa como el supuesto responsable de esos animales. Ahora es él quien deberá responder por esos perros. El juez interino Eduardo Raed le imputa a Ochoa el presunto delito de homicidio culposo y ya lo citó a indagatoria. Sin embargo, el casero de la finca no se presentó y  pidió la eximición de prisión. Esto último todavía no se resuelve.

Fuente: T SJ