Franco Sotayán, padre de la bebé muerta al ser golpeada «accidentalmente» por un ventilador cuando jugaba con su padrastro, apareció muerto en el penal hace días, creían que fue suicidio pero la familia sostiene que lo mataron.

La familia de Franco Sotayán, a pesar de que la autopsia dice que Sotayán murió ahorcado, asegura que le dieron 4 puntazos en el cuello y que estaba amenazado porque iba a denunciar a la mama y al padrastro de su hija por lo que sucedió, que en principio se sabe por declaraciones del padrastro que mientras jugaba con la nena la levantó y fue golpeada por un ventilador causándole la muerte 2 horas as tarde.

La noticia fue difundida por Diario De Cuyo, quienes recibieron las quejas de la familia y hasta publicaron una foto que difundió la familia para probar que Sotayán fue asesinado.

Según el mencionado diario : «en la familia sostienen que fue víctima de un ataque y hasta aseguraron que le dieron al menos 4 puntazos en la parte derecha del cuello. Para respaldar la denuncia que hicieron en la Fiscalía presentaron fotos de las supuestas heridas de arma blanca que le tomaron al cadáver una vez que fue entregado en la Morgue Judicial».

La familia dijo que la víctima estaba amenazada de muerte por querer denunciar a su ex.

Sotayán era el padre de Yuliana del Valle, la bebé de 6 meses que el pasado domingo 29 de septiembre falleció en Caucete al cortarse en la cabeza con las paletas de un ventilador de techo. Y para la familia eso tuvo incidencia en el desenlace fatal del padre. «El día anterior a ese domingo la chica (su expareja) le llevó la bebé al Penal, fue como para que se despidiera. Él cuando al otro día se entera se vuelve loco, entra en shock porque realmente amaba la criatura y sentía que lo habían hecho a propósito», afirmó un familiar. Y siguió: «A los días recibe una visita de ella (su ex), quien le confiesa que cuando pasó lo de la bebé estaba drogada, al igual que el otro vago (NdR: Jesús Zalazar, el sujeto acusado de levantarla hacia el ventilador). Allí Franco se la juró, le dijo que la iba a denunciar. Pero ella lo amenazó, le dijo que la gente que conoce dentro de la cárcel lo iba a matar».

Franco Sotayán

 

Sotayán estaba en el Penal desde el 15 de septiembre último (antes había estado otras veces), cuando en Flagrancia lo condenaron a 1 año y 6 meses de prisión efectiva por el delito de robo simple: había sustraído un parlante y una camiseta de una pensión de Capital. El último contacto que tuvo con su familia fue alrededor de las 13 del lunes pasado (a las 18.30 lo hallaron muerto), cuando le llamó a un hermano «para pedirle que por favor fuese a verlo, que le llevara comida y 3 paquetes de cigarros, y para repetirle que temía por su vida». «Los días anteriores ya venía advirtiendo que adentro estaba amenazado. Incluso mandó una carta a Flagrancia para contar su situación», aseguró el familiar, quien además reconoció que «a veces se autoflagelaba, se hacía cortes chiquitos en los brazos, pero era para llamar la atención, nunca pudo haber sido capaz de matarse, le tenía muchísimo miedo a la muerte. Estamos 100% seguros que lo mataron».