El hombre impactó contra el guardarrail tapando la arteria.

Antes de la 7 de la mañana, un hombre que manejaba un auto Clio, aparentemente, chocó contra el guardarrail de la bajada a Lateral de Circunvalación Este, camino a Libertador en Capital. El conductor estaba borracho con la boca partida por un golpe, sin embargo decidió seguir su camino al ver que nadie se lo impedía, comentaron quienes vieron el hecho.

El auto iba por Circunvalación de Sur a Norte cuando el conductor decidió agarrar Libertador Oeste, bajó por Lateral, pero de repente perdió el control y chocó a un costado del camino de tal forma que el rodado quedó cruzado y tapando el carril. El tránsito se vio demorado en esa zona y se llegó a juntar una decena de vehículos. El automovilista bajó como pudo por su estado de ebriedad, agarró el volante y corrió el Clio ayudado por un gendarme y otro hombre, dijeron testigos.

El rodado quedó a un costado del camino y el hombre pedía a los testigos que no llamaran a la Policía porque le iban a quitar el auto, que tanto le costó conseguirlo. El gendarme le pidió que se quedara en el lugar hasta que llegaran los patrulleros y su familia y se fue. El automovilista tenía la boca llena de sangre porque se había partido la boca al golpear con el volante.

Sin embargo el hombre no hizo caso. Después de unos minutos decidió emprender camino, pero no se dio cuenta que dejó tirado plásticos que se desprendieron del vehículo, inclusive la patente quedó tirada. La Policía arribó, pero solo pudo hablar con testigos que relataron lo que vieron y ahora lo buscan

Fuente: Diario Huarpe