El ex presidente boliviano solicitó formalmente que México lo asile y el canciller Ebrard hizo pública la concesión.

Después de reiteradas ofertas de López Obrador, Evo Morales aceptó la invitación para asilarse en México y la Cancillería mexicana se apuró a hacerlo público, aunque a puertas cerradas los funciorios reconocen que no será sencillo poder sacar al ex presidente boliviano de su país.

«Ahora a ver si lo podemos sacar, eso va a estar difícil parece», dijo un alto funcionario a LPO México mientras el cuerpo diplomático evaluaba las posibilidades de hacer aterrizar en territorio boliviano un avión propio.

A favor de los esfuerzos de la diplomacia mexicana, las Fuerzas Armadas bolivianas anunciaron que iban a poner en marcha un operativo para devolver al país el normal funcionamiento de los servicios básicos.

La conferencia de prensa

«Le concedimos asilo político a Evo Morales», dijo este lunes por la tarde el canciller mexicano Marcelo Ebrard en conferencia de prensa.

«Hace unos momentos recibí una llamada de Evo Morales mediante la cual solicitó verbal y formalmente asilo político en el país», aseguró el funcionario de Andrés Manuel López Obrador.

«Y México ha decidido concederle asilo por razones humanitarias. En Bolivia su vida y su integridad corren peligro», agregó. El ex presidente, sus familiares y funcionarios vienen sufriendo amenazas y agresiones.Esta mañana la casa de la hermana de Evo Morales había sido devorada por un incendio.

Esta mañana él mismo había hecho público el ofrecimiento de AMLO para darle refugio al hasta ayer presidente de Bolivia y había señalado con énfasis en que no reconocería a un gobierno «que no emane de un proceso electoral legítimo», pero que respetará «la autodeterminación de los pueblos».

El ministerio de Exteriores mexicano fue informado para que otorgue «el correspondiente salvaconducto» y garantice la integridad y la seguridad, dijo Ebrard al tiempo que informó que le había solicitado al Senado que respalde la decisión.

Casi en simultáneo, el líder opositor boliviano Carlos Mesa Gisbert pedía en twitter a las fuerzas de seguridad que evitaran destrozos similares en su casa. Pocos minutos después, el expresidente respondió por la misma red social un pedido para frenar la violencia.