La pareja, acusada de homicidio culposo por negligencia agravada, fue detenida en Florida, Estados Unidos. El pequeño de 18 meses falleció porque solo comía frutas y verduras.

Un bebé de 18 meses murió de hambre luego de que sus padres veganos, Ryan O’Leary (30) y Sheila O’Leary (35), le dieran de comer solo frutas y verduras crudas. Ambos fueron arrestados en Cape Coral, Florida (Estados Unidos), después de que su hijo muriera el último 27 de septiembre con un peso de solo 7 kilos.

La autopsia reveló que el pequeño murió tras sufrir complicaciones relacionadas con la desnutrición, incluida la deshidratación, la microesteatosis del hígado y la hinchazón de manos, pies y piernas.

Sheila O’Leary, al encontrar a su nene con temperatura baja y sin respiración, llamó de forma inmediata al 911. El padre intentó resucitar al pequeño, pero no tuvo éxito. Cuando los paramédicos llegaron a su casa, declararon su muerte.

Posteriormente, la Policía conversó con la pareja y observó que dos de sus hijos, de tres y cinco años, presentaban un color pálido y amarillento, informó News-Press. Uno de los ellos tenía sus dientes ennegrecidos y con caries.

Los padres, que fueron acusados de homicidio culposo por negligencia agravada, entre otros cargos, estarán en la cárcel hasta el 9 de diciembre.