River Plate no pudo sostener la ventaja y sobre el cierre perdió por 2 a 1 ante Flamengo de Brasil la final de la Copa Libertadores, jugada en Lima, Perú.