Se trata de Martín Esteban Luján, de 22 años.El hombre robaba con armas blancas y de fuego  varios comercios lo habían sufrido. También detuvieron a su familia y encontraron diversos objetos robados.

Un conocido delincuente del departamento norteño(Se trata de Martín Esteban Luján, de 22 años) fue atrapado por personal de la Comisaría 21ª de Jáchal tras huir de un comercio en el que quiso cometer un asalto pero no lo consiguió porque ingresaron cliente

Todo comenzó luego de que un delincuente, encapuchado y a punta de pistola, amenazara a un almacenero, del barrio Pampa Vieja 2, de Jáchal, para intentar robarle todo el dinero. Afortunadamente, ingresaron otros clientes, quienes ayudaron a la victima, evitando el robo.

El malviviente huyó en  moto pero antes le dejó el arma, calibre 22, a un vecino y le dijo que si no la guardaba y se la cuidaba, iba a ir con toda su familia a matarlo, pero el vecino dio aviso a la Policía igual.

Los vecinos y el almacenero que fue robado llamaron a la policía y le describieron la ropa y la moto en la que andaba el malviviente.

Los efectivos recabaron datos en la zona y entrevistaron a un vecino quien se encontraba en estado de shock y manifestó a los uniformados que hacía unos instantes un sujeto de la familia de los “Sapo Negro”, le entrego un arma de fuego y le dijo textualmente “guardame el arma, porque la yuta me está buscando, si la perdes, o la entregas te busco con mi familia y te matamos, cuidala” y se retiró del lugar en la moto antes mencionada.

El personal procedió al secuestro del arma marca Tala calibre 22 como elemento de prueba. Se continuó con la investigación y los efectivos pudieron llegar a la casa de una familia de la localidad de la Falda donde lograron dar con la moto mencionada por los testigos en la que huyó el malviviente y con la campera que había utilizado al momento de haber cometido el hecho.

Con la orden judicial de la Segunda Circunscripción Judicial, a cargo del juez Alonso, procedieron a allanar esa vivienda al día siguiente del robo frustrado, el pasado 1 de diciembre. Ingresaron al domicilio, encontraron la ropa con la que podría haber perpetrado el robo pero el delincuente no estaba.

A los minutos llegó un hermano, identificado como Franco Lujan -mayor de edad-, del presunto ladrón. Venía en estado de ebriedad. Al ver a los policías en su casa, comenzó a insultarlos y propinarles golpes de puño. También lo hizo la madre, Analía Isabel Santander y dos hermanos de 16 y 13 años, y por ello debieron detener a las cuatro personas.

Siguiendo con el operativo, los policías encontraron algunas plantas de marihuana. Dieron intervención a personal de Gendarmería, quienes hicieron el narco test, el cual dio como resultado positivo sobre marihuana. Por ello, detuvieron al propietario del domicilio y padre de familia, identificado como Roberto Eduardo Luján, de 47 años.

Del domicilio lograron secuestrar algunos elementos de dudosa procedencia, de los cuales no pudieron acreditar su propiedad. Entre ellos, una aspiradora de 1600 w, marca Atma; un taladro, marca Bosch; un juego de grifería; un cuadro de bicicleta, marca Scott. Desde la dependencia dijeron que quienes hayan sufrido el robo de esos elementos, acercarse por la comisaría a retirarlos.

Luego de ese allanamiento, los uniformados lograron atrapar al sujeto que iban a buscar. Se trataba de Martín Esteban Luján, de 22 años, quien quedó vinculado por el robo al kiosco. Una vez en la comisaría, y con las pruebas correspondientes, también establecieron que era el mismo ladrón de robos a otros dos locales comerciales, perpetrados el 22 de octubre y el 22 de noviembre.

Su madre, Analía Santander, y uno de sus hermanos, Franco Luján, quedaron detenidos por atentado y resistencia a la autoridad, lesiones y amenazas, a disposición del Juzgado de Crimen de Jáchal. Los menores, de 16 y 13 años, quedaron vinculados por el delito de atentado y resistencia a la autoridad, lesiones y amenazas, a disposición del Juzgado de Menores de Jáchal.