El hambriento escualo, de casi dos metros de largo, salió del agua y brincó sobre una roca llena de sardinas en las costas de Brasil.

Un inusual hecho tuvo lugar en la playa de Cacimba do Padre, en Fernando do Noronha, al noreste de Brasil.

Pero mayor fue la sorpresa cuando, en medio de ese caos, un tiburón hambriento, de unos dos metros de largo, se lanzó sobre una pequeña roca para devorar a esos pequeños peces.

Según la agencia FocusO, la sorprendente escena fue filmada por el guía turístico Carlos Dino da Silva este 3 de diciembre, y el animal en cuestión resultó ser un tiburón limón.

Fue sorprendente ver cuán seguro se mostró el tiburón al estar fuera del agua, el tiempo que permaneció allí”, señaló da Silva, en declaraciones al Daily Mail.

Al respecto, el testigo detalló que el animal estuvo unos 15 segundos afuera del agua y añadió que se “tragó muchas sardinas en poco tiempo”.