Una violenta interna se desató en la Unión Tranviarios Automotor ( UTA) entre el sector que respalda a su titular, Roberto Fernández, y la oposición a la conducción del sindicato, que ocupó esta tarde la sede del edificio gremial en la ciudad de Buenos Aires y se enfrentó a golpes de puños y con elementos cortantes y de fuego, lo que provocó ocho heridos.

Según pudo averiguar cronica.com.ar, hasta el momento hay 8 personas heridas y uno de ellos habría sido atacado con armas de fuego. «Puede tener algún compromiso», indicaron a este medio.

El propio Fernández admitió que convocó a las fuerzas policiales para que ingresen al edificio, y que debió refugiarse en los techos de la sede nacional de Moreno al 3800.

«Estoy mal. Este grupo de DOTA me tomó el gremio, lastimaron a todos. Estoy arriba del techo. A la policía la pasaron por arriba o no viene, no sé. A lo mejor son las últimas palabras que te digo», expresó el titular de la UTA, Roberto Fernández, en diálogo con Radio La Red.

«Me tomaron el gremio. Si suben, los mato a fierrazos», agregó.

Los incidentes comenzaron esta mañana en el Puente Pueyrredón y continuaron de manera feroz esta tarde frente a la sede sindical, luego de que se movilizaron hacia el lugar los trabajadores de la empresa de la línea 60 (DOTA), que rechazan la conducción de Fernández y decidieron hoy un paro por tiempo indeterminado en la Ciudad y el conurbano bonaerense, en demanda de mejoras salariales y en rechazo de dos despidos.

«Hay ya ocho heridos, la sede de Moreno fue ocupada de manera violenta y las fuerzas de la infantería rodean al lugar«, señalaron los voceros gremiales opuestos a Fernández.

Miguel Bustinduy, ex dirigente de la  UTA, explicó esta tarde que «el paro de 50 líneas de colectivos continuaba esta tarde por mejoras salariales y el rechazo a dos despidos de un trabajador de la compañía que tiene fueros gremiales», y señaló que «se impone de manera urgente una recomposición de los haberes porque ya no alcanzan para comer».

Desde esta mañana y, por tiempo indeterminado, están paralizadas las líneas de colectivos 5, 6, 7, 8, 9, 21, 25, 28, 44, 50, 56, 76, 91, 100, 101, 115, 117, 135, 146, 150, 161 y 188, según informó la Ciudad de Buenos Aires.

Los hechos de violencia se producen en momentos en que existe una dura discusión entre los gremios del transporte por las designaciones oficiales en esa cartera de Estado.

Los trabajadores de esas líneas, que iniciaron el paro, no responden a Fernández, deliberaron en asamblea y reclamaron «elecciones limpias y transparentes en la  UTA».

«Fernández nunca se acercó a los trabajadores. Siempre estuvo escondido. Fue oficialista durante el macrismo y ahora permanece oculto, mientras los choferes no tienen para comer. Pedimos inmediatas elecciones libres y transparentes para que asuma una nueva conducción», comentó a la prensa un integrante de la opositora Agrupación Juan Manuel Palacios, quien fue titular del gremio y falleció hace años en un accidente automovilístico.