Ahora si empieza a parecer un pacto social donde todos ponen su parte, ojala el gesto se replique en los demás poderes y estamentos de los tres Estados para que no sea siempre el trabajador y las empresas los que ponen.

 

Por Lucas Laciar

Concierto o tratado entre dos o más partes que se comprometen a cumplir lo estipulado así define la Real Academia Española la palabra pacto, tan usada en esto días desde el cambio de gestión nacional. Lo que busca Alberto Fernàndez es un «Pacto Social», donde todos los sectores pongan algo de su parte, pero hay una clase que parece nunca poner nada mas que la articulación y la negociación, cuando todos los demás queremos ver que también se pongan la mano en el bolsillo y resignen parte de sus abultados sueldos o gasten menos en autos lujosos del Estado e incontables asesores. El primer gesto de ahorrar lo hará la Casa Rosada y ojala lo copie el resto de la clase política.

Tal ves presionado por las duras críticas de todos los que van a tener que pagar impuestos de diferente índole o por las fotos que se viralizaron esta semana de los lujosos autos oficiales que usan los legisladores nacionales o simplemente para tener algo de autoridad moral, el jefe de Gabinete,Santiago Cafiero, anticipó además que «estamos preparando un ajuste en el gasto político de la Casa Rosada», que incluye modificaciones administrativas para acotar el número de asesores y de autos oficiales, entre otras medidas.

Si bien no se ha informado cuanto será el ahorro que se generará, el anuncio pesa más por lo que significa, que la clase política además de negociar y decirle al que tiene más que ponga para ayudar al que tiene menos, también gaste menos.

«También tiene que haber un ajuste en el gasto político y eso se está haciendo», expresó Cafiero al canal C5n.

Cabe destacar que en octubre de este año, los diputados nacionales, se aumentaron lo sueldo haciendo trepar el salario bruto  a $218.935 mensuales, el cual está compuesto por la dieta, de $198.935, y los gastos de representación, de $20.000. Sobre este monto se descuentan los correspondientes aportes: el descuento más voluminoso se lo lleva el impuesto a las ganancias, que promedia los 48.770 pesos. En síntesis, efectuados los descuentos el sueldo de bolsillo de un diputado nacional es de $149.162 mensuales.

Hay que agregar  los múltiples asesores y gastos que realizan estos, tan sólo por dar un ejemplo.

Por otros lares,  diputados suecos no disfrutan de beneficios adicionales como los que tienen los parlamentarios de otros países, como presupuesto para fletar aviones, ayuda para el alquiler, dietas, contratación de asesores particulares, ayuda para gastos médicos, guardería pagada para los hijos y fondos para la divulgación del mandato, entre otras cosas.

Además, en Suecia la inmunidad parlamentaria es un concepto que no existe, informó la BBC https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-47280693

«No tiene sentido conceder privilegios especiales a los parlamentarios, porque nuestra tarea es representar a los ciudadanos y conocer la realidad en la que viven. Representar a los ciudadanos es un privilegio en sí, ya que tenemos la oportunidad de influir en el rumbo del país» dijo al citado medio ,el diputado Per-Arne Håkansson, del Partido Socialdemócrata sueco.

Volviendo al concepto de pacto, lo más importante no sólo es que 2 o más parte cumplan el trato, sino en este caso que todas las parte entre en el mencionado pacto y ojalá que el gesto de la Casa Rosada, se replique en toda la clase política, Nacional, provincial y municipal, a pesar de que algunos intendentes se han doblado el sueldo recientemente.