El Presidente de la Nación pidió «responsabilidad social» a los empresarios en materia de la lucha contra la inflación. Advirtió que el Estado tiene herramientas para intervenir y criticó lo que consideró como «inflación autoconstruida».

El presidente Alberto Fernández apuntó contra los empresarios supermercadistas antes de finalizar el 2019. Les adjudicó una cuota de responsabilidad en el marco de la lucha contra la inflación y pidió que revisen sus márgenes de rentabilidad.

Así se refirió en una entrevista que brindó hoy a Radio Continental, en la que se quejó porque «no es posible que a los empresarios haya que llevarlos a los latigazos». «Seamos todos responsables», agregó al pedirles que tengan «responsabilidad social» y que no suban los precios «por encima de lo razonable».

Es que, según expresó, «la lucha contra la inflación es la lucha de todos». Aseguró también que el Estado tiene las herramientas para intervenir en la fijación de precios, pero sugirió que lo conveniente sería «buscar que a partir de los costos, la ganancia que se tenga sea razonable».

En esa línea, sostuvo que «sería bueno que asuman responsabilidades sociales frente a las ganancias desmedidas porque lo contrario es que el Estado intervenga». «Pedimos que el esfuerzo sea no ganar tanto», agregó.

Para Fernández, parte de la responsabilidad en los procesos inflacionarios surge por decisiones empresariales. «Uno de los grandes problemas de la inflación es la inflación autoconstruida», explicó y desarrolló que la utilizan «para prevenirse aumentando los precios».

«Cuando la inflación asoma se remarcan precios sólo por las dudas», dijo y aclaró que lo hacen «todos, no sólo las grandes cadenas». «Ese aumento lo pagamos todos y es insoportable, no puede permitirse», concluyó.