Sufrió una descarga que terminó con su vida. Acababa de salir de la pileta. Tenía 11 años.

La nena tenía 11 años

Una niña de once años murió electrocutada el 31 de diciembre en la ciudad de Nueva Esperanza, en Santiago del Estero, al enchufar su cargador de celular tras salir de la pileta donde nadaba. De acuerdo a los primeros datos policiales, cerca de las 14.30 de ese día Sonia Britos salió de la pileta en su casa y enchufó el cargador de batería de su teléfono en un prolongador de electricidad, conocido como “zapatilla”.

La nena sufrió una descarga eléctrica y sus gritos alertaron a sus familiares, según consignó el sitio local Diario Nuevo. La menor fue auxiliada de forma rápida por profesionales de la salud, pero no pudieron salvarla. La tragedia generó un profundo dolor en su familia y conmoción en la comunidad educativa de la escuela primaria de Nueva Esperanza, donde había cursado hasta quinto grado.

La víctima fue velada durante el fin de 2019 y el inicio de 2020 e inhumada en el cementerio de la ciudad, cabecera del departamento Pellegrini. En el caso intervino personal de la Comisaría 32 y de los técnicos de Criminalística, quienes realizaron pericias en el escenario del hecho y  secuestraron preventivamente el alargador y el cargador del celular.

No fue la única tragedia que se conoció esta semana relacionada a una muerte por electrocución. Un nene de cuatro años, identificado como Isaías Velázquez, murió tras recibir una descarga de un ventilador industrial en la provincia de Entre Ríos.

El hecho sucedió este viernes por la madrugada cuando su madre lo llevó a su habitación porque quería dormir. Minutos después, la mujer lo vio desplomarse en el suelo al pasar muy cerca de un ventilador industrial. Ocurrió en una vivienda de calle Liga de los Pueblos Libres, en jurisdicción de la comisaría 10° de Paraná.

AB/FeL