Hay una fórmula para maximizar la vida útil del teléfono. El secreto de cómo cargarlo para que no se degrade tan rápido y no tengas que volver a enchufarlo.

Quedarse sin batería suele ser un dolor de cabeza en tiempos del celular como una extensión más del cuerpo. Si lo desconectás bien temprano, probablemente tengas que volver a cargarlo en algún momento del día y eso puede generarte problemas.

Por ejemplo, cuando cargás tu celu al 100% se completa un ciclo de la batería, aunque un día hagamos 25 y otro un 75, y las baterías de nuestro teléfono celular tienen una horquilla de 300 a 500 ciclos de carga (más o menos 2 años de duración) antes de que empiece a bajar.

Sin embargo, unos de los trucos para no dañarla es mantenerla entre el 20 y el 80%, algo que es beneficioso. Otros dicen que es mejor mantenerla entre un 40 y un 80% aunque la realidad es la de mantenerla entre el 20 y 80%.

 

Es que solemos dejar nuestros teléfonos cargando toda la noche, algo que no es malo. No perjudica la vida útil, ya que las nuevas generaciones de baterías de iones de litio o las de polímeros de litio no sufren por tenerlas durante largos periodos conectadas a la corriente para cargarlas.