Todo está permitido, no existen limites,  El hombre moderno no tiene sus valores  definidos, ya que éstos representan fronteras,el respeto, la fidelidad o la honestidad, no son otra cosa más que límites que nos imponemos a nosotros mismos.

¿Porque nos sucede esto?. Somos tan solo mercancías  modernas en serie, la humanidad  se convirtió en un objeto. Nos saturamos de accesorios para disimular  vacío espiritual que no sabemos como llenar. La gente está imbuida hasta tal extremo en el sistema establecido, que es incapaz de concebir alternativas a los criterios impuestos por el poder. Para conseguirlo, el poder se vale del entretenimiento vacío, con el objetivo de abotagar nuestra sensibilidad social, y acostumbrarnos a ver la vulgaridad y la estupidez como las cosas más normales del mundo, incapacitándonos para poder alcanzar una conciencia crítica de la realidad.

El entretenimiento vacío, somo productos de la tv,  de  los programas basura llamados “del corazón”, y en las tertulias espectáculo en las que el griterío y la falta de respeto es la norma, siendo el fútbol espectáculo la forma más completa y eficaz que tiene el sistema establecido para aborregar a la sociedad.

La tribu subcultura del entretenimiento vacío, el amigo vació, la sociedad actúa con metas a cubrir, ahora es una moda limpiar un lugar repleto de basura, cuando lo normal seria no abarrotarlo de ella, el hombre moderno se lleno retos superfluos, los sistemas de comunicación te colocan un tema central, para tu día, para tu semana, es lo que debes pensar y es lo que debes hablar en conjunto, cuando compartís un tema, estas realizando un acto de *endocultural, el juicio critico paso a la dimensión intrusujetiva de los individuos.

Lo que se promueve es un sistema basado en los valores del individualismo posesivo, en el que la solidaridad y el apoyo mutuo se consideran como algo ingenuo. En el entretenimiento vacío todo está pensado para que el individuo soporte estoicamente el sistema establecido sin rechistar. La historia no existe, el futuro no existe; sólo el presente y la satisfacción inmediata que procura el entretenimiento vacío.

Por esto es necesario que exista el espectáculo vacuo: para que mientras el individuo se autodegrada revolcándose en la basura que le suministra el poder por la televisión, no vea lo obvio, no proteste y continúe permitiendo que los ricos y poderosos aumenten su poder y riqueza, mientras las oprimidos del mundo siguen padeciendo y muriendo en medio de existencias miserables.

Texto/ Lucho/ *proceso de trasmitir cultura /Instrucción de  Enrique Rojas, define al hombre light/club de los libros Perdidos/ foto:stratega magazin