Un informe de la UNDAV dio a conocer que de enero a octubre del año pasado hubo una caída de unos 119 puestos de trabajo.

 El Observatorio de Políticas de Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) afirmó que la recesión durante 2019 continuó con la caída de empleo y que todavía no se observan signos de recuperación. El empleo privado formal perdió casi 12 mil puestos de trabajo por mes durante el año. La destrucción acumula 119 mil puestos de trabajo en 10 meses y podría alcanzar los 145 mil puestos de trabajo en el año.

Asimismo, señalaron que los indicadores de actividad «están por el piso». El PBI caería 3,1% y acumularía una baja del 5% en 4 años que se acercaría al 9% si se tiene en cuenta el PBI per cápita. Además la producción industrial sufre una caída promedio interanual del 7,2%. El consumo privado sufriría, por lo tanto, su peor caída desde el año 2009.

Además la producción industrial sufre una caída promedio interanual del 7,2%. El consumo privado sufriría, por lo tanto, su peor caída desde el año 2009.

 

En torno a los ingresos, detallaron que el haber mínimo jubilatorio se desplomó un 16% desde la reforma de la fórmula de movilidad jubilatoria en diciembre del 2017. Los salarios reales de los trabajadores formales cayeron un 2,1% en acumulado en octubre del 2019 pero la caída podría alcanzar al 3% en diciembre.

Además la desigualdad salarial entre convenios colectivos de trabajo se disparó en los últimos dos años e implicó un aumento de la segregación entre trabajadores de distintos gremios. Estos cambios están impulsados por las modificaciones en los precios relativos que aconteció con las devaluaciones de 2018-2019.

Como contrapartida a la caída de empleo y pérdida del poder adquisitivo, la tasa de interés, la inflación, el dólar y el riesgo país subieron y se agravaron los problemas de pobreza, inseguridad alimentaria y desempleo.