«El juez hizo lugar al pedido de prisión preventiva, pero cambió la carátula, que en principio era triple homicidio calificado por ensañamiento, alevosía y por el vínculo por el de homicidio simple en el caso de Raúl Bravo, homicidio calificado por alevosía en el caso de la niña Alma y homicidio calificado por el vínculo con respecto a Graciela Holsbak que era la madre del adolescente«, detalló una fuente judicial.

El adolescente se negó días atrás a declarar ante la fiscal y permanece alojado en un instituto de menores de la ciudad de La Plata.

Además, fue sometido a estudios por parte de peritos psiquiatras y psicólogos que mantuvieron entrevistas con él a fin de establecer si comprende la criminalidad de sus actos.

El hombre tenía una herida mortal en la zona del corazón; Holsbak una en el abdomen y la niña había sido degollada y su cuerpo descuartizado a la altura de las rodillas y sus restos colocados en una bolsa de consorcio que fue encontrada en la cocina.

«Las víctimas presentaban heridas de defensa, cortantes, en sus manos y dedos», apuntó una fuente cercana a la investigación que graficó que el asesino usó el arma blanca «como un látigo».

La presencia de heridas de defensa hacen presumir que la familia estaba despierta al momento del ataque, pero los peritajes de las vísceras confirmarán si habían sido drogadas para disminuir su oposición a los ataques.

Por su parte, el adolescente ahora detenido desapareció de la casa antes de que fueran hallados los cadáveres y la Policía lo buscó durante cinco días hasta que el lunes pasado llegó solo y por sus propios medios hasta el Destacamento Vial de Samborombón, a la vera de la Autovía 2.

Fuente:cronica.com.ar