El artista compartió unos versos sobre el animal que lanzaron a la pileta en Uruguay y del que habla todo el país. Otra vez, sus publicaciones vía Twitter causaron repudio y polémica. Mirá.

 Las desagradables imágenes virales del animal, aun no identificado, arrojado desde un helicóptero sobre la pileta de Federico Álvarez Castillo, causaron el repudio social inmediato.
 Andrés Calamaro, quien últimamente disfruta mucho de opinar vía redes sociales, hizo lo suyo también con este tema.En las últimas horas, las impactantes imágenes virales de un chancho que es arrojado de un helicóptero y cae en la pileta del empresario y dueño de la marca Etiqueta Negra, causó revuelo, polémica y repudio.
Muchas son los interrogantes que se van disolviendo con los minutos y la investigación exhaustiva: ¿Estaba muerto o vivo? ¿Quién lo tiró? ¿Quién filmó desde abajo el impacto en el momento exacto?. Al rededor de estas preguntas hay nombres, presuntos culpables, debates en las redes, la furia de los proteccionistas y… los poemas de Andrés Calamaro.

«Si viene cayendo un chancho como prendido a una teta. Le preparo la pileta a la larga y a lo ancho. Y que caiga lo más pancho desde el cielo y de rodillas. Que me hablaron maravillas del continente del cerdo. Estamos todos de acuerdo, la sangre son las morcillas», comenzó redactando el cantante en Twitter, unos versos que abrieron la puerta a la continuidad del escándalo.

«Caíste más bajo que ese pobre animalito chabón. Pedís respeto, pero en el momento en que celebrás que un millonario tiró un animal indefenso, desde un helicóptero desde su casa en el paraíso fiscal, se esfuma. No te parece un montón la situación? Que se yo», lo enfrentó lapidario un seguidor que se manifestó muy molesto con su actitud.

No es la primera vez que el compositor se muestra polémico y directo en su desinterés por los animales, dado que tiempo atrás causó una ola de broncas de la misma manera, cuando se manifestó a favor de las corridas de los toros.

«Soy argentino latino alimentado con vacas. Duermo con mis dos matracas y carne en el intestino. Me refluye en el destino que somos todos mortales. Si llovieran animales, el hambre no existiría. Otro gallo cantaría, comiendo somos iguales», agregó entre un ida y vuelta polémico al que se le sumaron también muchos apoyándolo y continuando su inspiración irónica.

Fotos/crédito a quien corresponda