El Gobierno de Mendoza provincial había modificado la ley 7722 para que pueda haber minería, pero como volvió esa decisión atrás el municipio se bajó de la fiesta de los mendocinos.

El intendente de Malargüe, Juan Manuel Ojeda, confirmó que el departamento no participará de la Fiesta Nacional de la Vendimia, después que a instancias del gobierno de Mendoza, la legislatura derogó la reforma de la Ley antiminera 7722. La intención del intendente era que el Honorable Concejo Deliberante avalara tal decisión y para eso solicitó la convocatoria a una sesión extraordinaria. Pero las autoridades de los bloques peronistas del Concejo consideraron que la convocatoria no era “urgente” y que el jefe comunal “tiene facultades propias para darle curso al Decreto mencionado”. De esta manera, dejaron en manos del intendente la decisión final de ejecutar la medida de excluir a Malargüe de la Fiesta de la Vendimia, un hecho sin precedentes en la historia mendocina.

Ojeda indicó al diario digital Sitio Andino que “ya está tomada la decisión” de avanzar en la aplicación del decreto. Esto significa que Malargüe no va a participar de la Fiesta Nacional de la Vendimia, se deja sin efecto el acto departamental y la elección de la reina departamental. En tanto, el 31 de enero, fecha en la que se iba a realizar la celebración departamental, se realizará un nuevo evento: la Fiesta Departamental del Trabajo y la Producción.

Entre los fundamentos de la decisión, el jefe comunal manifestó que Malargüe no cuenta con viñedos ni bodegas y que el departamento se caracteriza por la cría de ganado caprino y las actividades turística, petrolera y minera. “No es la vid la que genera ingresos económicos”, resalta. Asimismo aclara que distintos sectores e instituciones manifestaron su preocupación por las protestas desencadenadas por la reforma de la Ley 7722 y la posterior derogación de la “ley minera”.

En este sentido, “siendo Malargüe el principal promotor de esta actividad, es que solicitan la exclusión de nuestra anfitriona departamental en los festejos vendimiales”. Por otra parte, Ojeda Justificó que según sus propias encuestas el 85% de los malargüinos piden la minería y adelantó que de ser necesario apelará a organismos internacionales para defender esa actividad productiva en su comuna. “Esta es una decisión que se tiene que reveer, nosotros tenemos petróleo y minería y eso representa entre el 14% y el 15% del presupuesto provincial.

Con eso se pagan sueldos, servicios y subsidios, no se puede desechar así como así”, dijo e insistió : “al impedir la minería en Malargüe nos están condenando a transformar nuestra cultura. Cuando reclamamos por la minería es porque la pobreza nos está comiendo y nosotros somos un pueblo minero y queremos hacer minería”, se quejó, en diálogo con Diario Uno. Ojeda impulsa una ley que decida exceptuar a Malargüe de esa norma y le permita establecer una región minera. “Lo que pedimos es tener una región minera de la cuenca del Río Salado hacia abajo, en esa zona no se afecta el agua de San Rafael ni de General Alvear y allí hay potenciales explotaciones de potasio, oro y plata entre otros materiales.