Las caras golpeadas e hinchadas de la canciller alemana, Angela Merkel, y de la exprimera dama estadounidense, Michelle Obama, aparecieron esta semana en forma de carteles en las calles de Milán, una impactante campaña mediante fotomontajes sobre la violencia contra las mujeres.