Según los investigadores, todo comenzó ayer al mediodía cuando se recibió una denuncia sobre la desaparición de Gutiérrez, quien no contestaba las llamadas y no había sido hallado en su domicilio.

De inmediato, por orden del juez Narvarte se realizaron las primeras diligencias en el domicilio de El Calafate del empresario, quien vivía solo en una casa de la calle Perkins y padre Alberto D’Agostini de la villa turística, la cual se hallaba totalmente revuelta.

De acuerdo con las fuentes, en el lugar fue hallada una campera con sangre, precintos plásticos y manchas de sangre en distintos sectores de la casa.

“Había manchas por todos lados, pero parecían como si hubiesen querido limpiarlas”, graficó uno de los investigadores que participaron del operativo en la vivienda, la cual -según dijo- “quedó destruida”.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.