El Gobierno de La Rioja acaba de comprar, en plena pandemia, 70 unidades de colectivos urbanos para crear una empresa estatal de transporte público, donde nadie sabe quien la controlará.

Rioja Bus se llama la empresa y al Gobierno le ha costado 700 millones de pesos. La compra de las unidades se hizo sospechosamente sin licitación ¿ nadie pidió explicaciones ?.

Se trata de un capricho del Gobernador Ricardo Quintela y de una de sus funcionarias más íntimas, Alcira Brizuela, Secretaria de Transporte, quien toda la vida soñó con manejar el transporte en la provincia para que abultados recursos del Estado pasen por sus manos.

Mientras tanto, el titular de la Unión Tranviarios Automotor en la región , Juan Vergara, explicó que los empleados del transporte urbano quieren que se garanticen los empleos en Rioja Bus, algo que aún no está confirmado. Uno de los grandes problemas es que el Estado pretende pagar menos de la mitad de lo que los choferes venían cobrando con la empresa privada. El otro hecho que llama la atención, es que la Secretaria de Transporte, dio la orden a sus subordinados a contratar choferes con menos de 40 años, sin sobre peso y de buen aspecto físico. Que busca con esto la Secretaria? algo que nadie se explica de todas las fuentes consultadas.

Cabe preguntarse entonces si la Unión de Tranviarios Automotor está defendiendo los 170 choferes y sus familias perjudicadas o sólo traerá precarización laboral y menos ingresos a los empleados.
Un dato no menor: el Estado ya tuvo una empresa que manejó la actual Secretaria de Transporte Alcira Brizuela, Muni Bus, pero no duró mucho, la quebraron y nunca hicieron una rendición de cuentas como corresponde en una empresa pública.

Una provincia en emergencia de Salud

El Sistema de Salud de La Rioja está literalmente quebrado. En la provincia no respeta los protocolos básicos de limpieza e higiene.

La provincia tiene un problema grave con los casos de Dengue, Zika y Chikungunya, que siguen impactando con fuerza en la región. Ya se confirmaron a la fecha más de 5.600 casos en toda la provincia.
Por su parte, el Covid-19 está proliferando también. En La Rioja se contabilizan casi 140 casos de infectados y ya murieron 11 personas por coronavirus, según la cifra difundida por Salud Pública de la Nación.

Con semejantes problemas en la Salud local, no se entiende el gasto exorbitante que el Gobierno de La Rioja acaba de hacer para complacer el capricho de una funcionaria, Alcira Brizuela, que sigue ensañada en manejar el transporte público en esa provincia.

Es preciso recordar que en la provincia, el 80% de los habitantes son empleados públicos, o jubilados del Estado. La actividad privada casi no existe. Y desde el Gobierno se desalienta la inversión en el territorio riojano.

Es urgente una salida al conflicto del transporte público y a la defensa de los trabajadores
Ante un panorama tan desolador e irresponsable por parte de las autoridades riojanas, es imperioso preguntarse si está la provincia en condiciones de comprar 70 unidades de transporte público sin previa licitación.

¿No hubiese sido mejor seguir con el sistema anterior e invertir los 700 millones de pesos en el área Salud?

Habrá que esperar que la Unión de Tranviarios Automotor a nivel nacional intervenga en el conflicto y defienda de verdad a los choferes, de lo contrario, todos saldrán perdiendo: los pasajeros, los colectiveros y el Estado provincial.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.