22 de mayo de 2022

sanjuanaldia

Un mundo de noticias

La dura historia de una mujer que fue corrida de su casa por su ex, un criminal con pedido de captura

El hombre es violento desde hace años y tiene un frondoso prontuario. llego a la casa y con sus hijas para ponerse a tomar alcohol.

El pasado 19 de julio, Gustavo Adolfo Marinero irrumpió en la casa de su ex pareja en Capital, violando una perimetral, la agredió verbalmente y la amenazó. Pero tanta fue la crueldad de este hombre que decidió echar de la casa a la mujer y las hijas, de ambos.

La mujer, muy asustada, se fue del domicilio a lo de una amiga. A las horas volvió para dialogar y Marinero (que se encontraba tomando alcohol con su hermando y amigo) nuevamente agredió verbalmente a su ex pareja. La damnificada volvió a irse a lo de su amiga, pero en esta ocasión llamó al 911 y comentó lo que le ocurría.

Rápidamente, la Policía fue por el lugar y detuvo a esta persona. Pero eso no es todo, este sujeto tenía desde marzo de 2019 pedido de captura, por amenazas y daños contra su ex pareja; y hasta los policías cuando requisaron, el interior de la casa, hallaron 10 plantines de marihuana.

Plantines que Drogas Ilegales le confiscó a Marinero.

Gustavo Marinero, a pesar de tener una orden de exclusión del hogar dictada por el Segundo Juzgado de Familia, desde 2018 y varias órdenes de prohibición de acercamiento por los Juzgados Correccionales en los años 2017, 2018 y 2019 por los delitos de lesiones y amenazas, cuanta con un extenso prontuario delictivo, teniendo registro desde 1998.

En detalle, todos los delitos que cometió:

En 1998 registró cuatro causas, dos por robo, un hurto y actuaciones. En 1999 tres robos y dos huertos (en esta ocasión se le dictó una suspensión de juicio a prueba).  Tres años después, en 2002, fue condenado por primera vez por el delito de robo agravado, resistencia a la autoridad en concurso real, con lesiones leves, a la pena de 3 años y 6 meses de prisión. (Además cometió otro delito por amenazas y hurto).

Tras varios años en prisión, en 2008 volvió a delinquir y se lo vinculó a un delito por robo agravado. En 2009 cayó por infringir la Ley 23.737 (drogas). En 2010 por coacción (amenazas agravadas). En 2011, robo por efracción y coacción en concurso real.

En 2014, 2016 y 2017 tuvo tres contravenciones, y una causa por amenazas. En 2019 una nueva contravención y se le dictó el pedido de captura 20 de marzo de 2019 por amenazas, daño dictado por la Comisaría de la Mujer.

Ahora quedó imputado por el delito de  desobediencia a un funcionario público (orden judicial dictada en el marco de la ley 989-E) a disposición del Fuero del Fuero de Flagrancia. Y por infringir Ley 23.737 tenencia de droga (10 plantines de marihuana).

Fuente: Tiempo de San Juan