Un delincuente armado y con un chaleco con la inscripción de la Policía Federal Argentina asaltó junto a un cómplice a un hombre en su casa de 9 de Julio. Iban por el dinero “de la uva y el carneo”, según la víctima, llamada Cristian Alberto Girini (42). Pero se tuvieron que conformar con llevarse una motoguadaña, un ventilador de pie, una sierra circular de mano, dos garrafas de 15 kg, una bomba de agua, un celular Samsung J7 y otras cosas menores, pues ese dinero que referían, según Girini, no existe. “Yo aquí soy un arrimado… la chancha que tengo ni siquiera es mía. Los que me conocen de toda la vida saben que soy un triste seco que ni laburar puedo por los dolores en el nervio ciático”, expresó el hombre, que tuvo que ser hospitalizado por los cortes que le hicieron en la cabeza con la culata del arma.

El hecho ocurrió minutos antes de las 22 del pasado domingo, en una modesta vivienda de adobe situada sobre la calle Buenos Aires, metros al Este de Hernán Cortez. En ese lugar vive Girini, solo, aunque lo acompañan al menos cuatro perros, algunos de raza Pitbull y de gran tamaño.

Ingenio. Uno de los sujetos llamó a la puerta preguntando por una dirección y el otro se ocultó en un árbol para sorprender a la víctima. Llevaban un arma y uno vestía un chaleco de la PFA.

Sin embargo, eso no fue un impedimento para los ladrones, que para entrar a la casa simularon un allanamiento. “Andaban en un auto oscuro, no pude ver bien el modelo. Uno gritó y cuando salí me dijo que andaba buscando a la familia Ochoa. Le digo “mirá, hermano, hace 4 años que vivo acá pero no conozco a esa familia”. En eso que le respondía me cayó uno de arriba, se largó del árbol. Yo no he visto si ya estaba arriba o si se trepó en un segundo, no sé. Estaba mirando al que estaba en la calle cuando se descolgó”, aseguró la víctima, señalando la mora donde se había ocultado el otro sujeto, que era quien vestía un chaleco de la Federal color azul con letras amarillas y portaba un arma.

“Me gritó “Policía Federal, quedate quieto, allanamiento”. Y no me quedó otra que quedarme quieto. Yo pensaba “bueno, no le debo nada a nadie, no va a pasar nada, ya se irán”. Pero después le veo que viene con un revólver calibre 22 y ahí me di cuenta que era un choreo porque los policías no andan con esas huev…”, dijo Girini.

El hombre intentó resistirse. Incluso alcanzó a darle una trompada al que se le tiró del árbol, pero cuando quiso acordar ya tenía al otro encima y nada pudo hacer.

Los delincuentes se pusieron violentos porque creían o al parecer manejaban el dato de que Girini tenía en la casa una cuantiosa suma de dinero. “Venían buscando la plata de la uva… “la plata de la uva y el carneo” me decían. Tenían mal el dato parece, acá no hay nada”, sostuvo. Eso le jugó en contra, pues los asaltantes creían que les mentía y lo golpeaban. La víctima terminó con cuatro heridas cortantes en el cuero cabelludo a causa de los culatazos que le dieron. “Estaba en el suelo sangrando y el corazón me hacía “taca, taca, taca”. Yo dije “aquí me voy”, hasta se me adormeció la mano”, contó, con la piel encrespada.

Los delincuentes le dieron vuelta la casa pero no encontraron la plata. Entonces cargaron los otros elementos (por poco no se llevaron hasta uno de los perros) y escaparon en el auto, con la suerte de que cuando huían lograron sortear a unos policías motorizados que llegaban al lugar tras el llamado al 911 de un vecino. “Los policías se han topado con el auto pero como han visto que uno llevaba un chaleco de la Federal pensaron que era un allanamiento”, confió el hombre, que a pesar de eso refirió que la Policía “se portó muy bien”.

Girini fue trasladado en ambulancia hasta el Hospital Rawson, donde le curaron las heridas y lo tranquilizaron.

Ahora en la seccional 31ra, con la ayuda de las pruebas recolectadas por Criminalística, investigan para dar con los autores del golpe.

Fuente: Diario de Cuyo

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.