Un interno utilizó su cuenta de Facebook para escribirle una carta a la sociedad, donde expresa que por el Covid no pueden ver a sus familiares y piden que se les tenga la misma consideración de los derechos humanos como a cualquier otra persona.

En la misma carta, se hace cargo de sus actos que lo llevaron a estar tras las rejas y también el accionar de sus compañeros privados de su libertad. Dice ser consciente de los daños cometidos y cree ser merecedor de una celda y del encierro para aprender la lección.

Pero el reclamo va dirigido a los derechos que supuestamente no tienen por la pandemia que afectó al mundo entero. Según denunció, por el protocolo de COVID no puede contener ni ser contenido por su familia ya que son de 10 a 15 minutos de visita, acrílico de por medio y no están cómodos con ese método.

«Ustedes saben en la actualidad estamos discriminados y marginados por ser internos del Servicio Penitenciario Provincial ya que aún no podemos contener ni ser contenidos por nuestros familiares. El protocolo actual de visitas del Penal se hace atrás de un acrílico, es de 10 a 15 minutos por semana, y eso no es humano ni flexible», escribió.