Los restos óseos los encontraron en un descampado de la localidad de Mayor Buratovich. Fue en un rastrillaje realizado con policías de la Federal y perros especializados

Efectivos de las fuerzas federales de seguridad y perros adiestrados en la búsqueda de personas hallaron hoy algunos restos óseos quemados durante los rastrillajes realizados en campos cercanos a la localidad de Mayor Buratovich en el marco de la desaparición de Facundo Astudillo Castro, de quien mañana se cumplen 100 días sin noticias.

Luciano Peretto, uno de los abogados que representan a Cristina Castro, la madre de Facundo, aseguró que el sector donde fueron hallados los restos fue marcado por uno de los canes y que los elementos ahora serán peritados.

Los nuevos operativos de rastrillaje comenzaron en un  sector ubicado en proximidades del kilómetro 780 de la ruta nacional 3, en cercanías de Mayor Buratovich, en el partido de Villarino, y había sido solicitado por los familiares del joven de 22 años desaparecido al fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez.

Fuentes de la investigación aseguraron que en el nuevo rastrillaje participaron integrantes de la Policía Federal Argentina (PFA), de la División Canes, del Gabinete Científico Pericial y de la Prefectura Naval Argentina (PNA), como así también el adiestrador Marcos Herrero, en representación de la querella, que realizará la inspección con los perros Dueke y Yatel.

El operativo fue supervisado en persona por la madre de Facundo, Cristina Castro, quien esta mañana aseguró sentirse «agotada».

«Tengo esa sensación de querer llevarme a mi hijo hoy a casa, tenía esperanzas de buscar ayer y el fiscal me hizo perder 24 horas, no termino de entender tantas trabas», dijo Castro esta mañana, tras lo cual agregó que su «corazón» le dice «que falta poco para hallarlo».

El lugar inspeccionado fue un predio ubicado en cercanías de la ruta nacional 3, en una zona donde existen canales de riego, lo que hizo necesaria la intervención de la Prefectura, cuyos efectivos hallaron una campera talle M de color azul, que, si bien no fue reconocida por la madre de Facundo, quedó secuestrada para ser analizada.