El interventor de Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), Aníbal Fernández, rechazó la actitud de los policías que rodearon la quinta de Olivos pero sostuvo que no estuvo en riesgo la institucionalidad.

Aníbal Fernández se refirió a los episodios registrados en Olivos cuando un grupo de policías bonaerenses rodeó la quinta presidencial y consideró que «no estuvo en riesgo la institucionalidad».

Si bien Aníbal reconoció que el reclamo por aumento salarial es justo, en diálogo con Gustavo Cano y Nora Lafón remarcó que «en algún momento alguno hizo lo que no correspondía y lo empañó».

En ese sentido, afirmó que los policías que fueron a la quinta de Olivos con armas, móviles y comunicación del pueblo argentino y con una actitud amenazante al presidente de la Nación «tienen que irse de la fuerza».

Además, dijo que «cada uno expresó lo suyo de un modo incorrecto», dado que había vocación para resolver el conflicto por parte del gobernador y el presidente. También aseguró que el reintegro a la Provincia del 1 por ciento de la coparticipación federal «no va en desmedro de la Ciudad de Buenos Aires».

Por otra parte, Fernández se expresó «absolutamente en contra» de la sindicalización de la policía y argumentó que «sería un secretario general de un gremio con una fuerza muy importante», lo cual colisionaría con el jefe de la policía.

Por último, afirmó que con jefes de la estatura que se merecen las fuerzas policiales «no es necesario el sindicato porque el propio jefe de la fuerza resuelve esos problemas».

Aníbal Fernández concluyó que el problema fue «mantener a quien fue el segundo de la policía durante el gobierno de María Eugenia Vidal y 22 comisarios generales que ninguno encontró soluciones».

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.