En los ensayos de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca y la Universidad de Oxford sufrió afectaciones en el organismo, ahora se trata de un trastorno neurológico.

La persona mostró “síntomas neurológicos sin explicación” en la tercera fase de los ensayos, de acuerdo con la información The New York Times.

Semanas atrás se suspendió el ensayo debido a otro percance con un voluntario. La empresa dijo que estos problemas de salud no tienen nada que ver con la vacuna en ninguno de los dos casos, como así lo ha comprobado en una “revisión independiente”.

“Se ha considerado poco probable que estas enfermedades estén asociadas con la vacuna, o bien, que no había pruebas suficientes para decir con certeza que las enfermedades estaban relacionadas o no con la vacuna”, explicó la farmacéutica.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.